Auténtico sabor
de Menorca
desde 1940

Origen

Alaior, Menorca. Sopla una brisa suave entre sus calles estrechas,
paredes blancas y ventanales verdes. Hace 75 años un joven pastelero
llamado Fernando Sintes daría origen a la más importante tradición
heladera de España. Este es el origen de La Menorquina

Alaior Alaior (Menorca)

1940

El propio destino se encargará de impulsar los sueños del joven empresario,
poniendo en sus manos un billete premiado de Lotería que posibilitará la
instalación de una pequeña fábrica, ampliando así su capacidad de
producción y almacenaje.
Hasta entonces, los empleados más jóvenes, subidos en sus bicicletas, eran
los encargados de llevar el helado hasta los clientes. Es cuando la
empresa se hace con un antiguo vehículo equipado con remolque para
distribuir helados por toda la isla.

1950

En tiempos de postguerra, inspirado por la visión de llevar helados y pasteles artesanos a todos los restaurantes de las islas, el emprendedor Fernando Sintes funda la Estrella, que cinco años más tarde pasa a llamarse La Menorquina. Para solventar la escasez de productos básicos, Sintes pone a prueba su ingenio hasta el punto de traer a la isla maletas llenas de azúcar. Su creatividad y fuerza de voluntad se convertirían en la propia filosofía de la empresa.

1956

Mientras Sintes ahonda en sus conocimientos pasteleros realizando
cursos de perfeccionamiento en la Escuela de Pastelería de Madrid y en la
Escuela Profesional de Repostería y Helados de San Cugat del Vallés, la
empresa da sus primeros pasos en el mundo de las alianzas
corporativas
, llegando a acuerdos de colaboración con empresas de
Barcelona. En 1956, adquiere la compañía de chocolates La Tropical de
Mahón, fundada en 1883 y en la cual Sintes había trabajado como
aprendiz de pastelería.

Mahón

1960

El helado sigue siendo considerado como un producto de lujo. Pero el
fuerte desarrollo del turismo y la restauración, combinado con un
mayor acceso a los frigoríficos
, ayudan a La Menorquina a ganar presencia
en los restaurantes de las islas.

1965

La llegada de nuevos competidores al mercado empuja a La Menorquina a
evolucionar. Decide por ello comprar parte de la empresa barcelonesa
Helados Marisa y posteriormente se fusiona con la multinacional
Beatrice Foods. De este modo consigue hacer frente a los nuevos retos,
modernizando la compañía sin perder la el control de su gestión, ni
su filosofía de servicio al cliente, ni esa forma de trabajar que
le convertiría en líder nacional en restauración.

1978

Un nuevo acontecimiento inesperado vuelve a poner a prueba la
resistencia de la compañía: el incendio de los almacenes frigoríficos.
Un duro golpe que no merma un ápice la ilusión de Sintes, quien
rápidamente aprovecha la oportunidad para construir una nueva y
moderna fábrica que inaugura en 1980. Tal es la confianza que los
bancos tienen en él, que las nuevas instalaciones se construyen contando
con su apoyo incondicional.

Fabrica

1980

La empresa inicia una rápida expansión por toda la península.
Es además la década de las frutas heladas, que constituyen una
auténtica innovación en el sector. Sintes se inspira en grandes chefs
franceses que servían este postre en ocasiones especiales, y lo adapta al
gusto del mercado nacional. Los restauradores españoles más inquietos
lo hacen suyo de inmediato, y lo convierten en uno de los iconos de la
marca. Incluso La Moncloa y La Zarzuela se hacen clientes fieles de este postre.

1990

La compañía empieza su aventura en el mundo de la internacionalización
exportando sus productos a nada menos que 27 países.
Tras la jubilación de Sintes al final de la década, otro gran emprendedor,
Don Delfín Suárez (propietario de la empresa canaria Kalise) compra la
totalidad de las acciones de La Menorquina. La Menorquina vuelve así a
ser una empresa familiar, ahora dentro del nuevo
Grupo Kalise Menorquina, S.A. iniciando un largo periodo de
crecimiento y consolidación.

2013

Pero las cosas no siempre fueron fáciles. Tras la profunda crisis económica
iniciada en 2008, la empresa sufre ante el cierre de numerosos establecimientos
hosteleros y la caída en facturación de los mismos. En respuesta,
La Menorquina decide diferenciarse aún más de sus competidores reforzando su
gama de soluciones de alto valor y apostando por la calidad.

2015

Actualmente La Menorquina sigue siendo un referente de postre auténtico y
natural en cartas de restaurantes en todo el mundo. Como especialistas tenemos
la convicción de que la restauración es pieza clave en el desarrollo de las
economías locales, creando puestos de trabajo y aumentando el atractivo
turístico, entre otros beneficios sociales.

La Menorquina mantiene el legado de aquél joven e intrépido pastelero, conocido
como el “Mestre”, quien sabía que la pasión por el trabajo bien hecho, el respeto
por la tradición y el atrevimiento para innovar eran esenciales.
Eran el Origen del Sabor.

  • 1940
  • 1950
  • 1956
  • 1960
  • 1965
  • 1978
  • 1980
  • 1990
  • 2013
  • 2015

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para poder extraer datos estadísticos de la navegación de los usuarios y así poder ofrecer un mejor servicio.
Si continúa navegando por nuestro sitio web, entendemos que usted acepta nuestras cookies.

Aceptar
whatsapp facebook email export heart link video-camera file images phone share behance skype spotify vine dribbble facebook-square flickr github google-plus instagram linkedin pinterest-circle pinterest tumblr twitter youtube